23 mar. 2008

ÚLTIMO MOMENTO. CRÓNICA INFORMA

¡DESCUBRIERON A EDITORES DEL PUERTO!

El 13 y 14 de marzo de 2008, se realizaron las audiencias del incidente de recusación que iniciaron los abogados de la Asociación Médica de Bahía Blanca ante el Tribunal Criminal Nº 1 de esa ciudad, con el objeto de que se aparte de la causa por el asesinato del Dr. Felipe Glasman al fiscal Christian Long.

En la audiencia del 14 del marzo declaré como testigo ofrecido por los abogados de la Asociación Médica. Uno de ellos, el abogado Mariano Silvestroni, me preguntó si yo tenía alguna relación con los abogados de la Asociación. Respondí que sí, que tenía una relación previa con él, ya que ambos somos profesores adjuntos regulares del Departamento de Derecho Penal y Criminología de la Facultad de Derecho de la UBA, y de allí nos conocíamos. Agregué que con posterioridad, como socio gerente y gerente editorial de Editores del Puerto s.r.l. había tomado la decisión, como parte de mi trabajo regular en la editorial, de publicar dos obras suyas, Teoría constitucional del delito, y la novela El abogado del presidente. Para que quedara todo en claro, expliqué que luego de esas decisiones, fueron mis dos socias quienes se comunicaban con frecuencia con el autor con el objeto de acordar y firmar el contrato de edición entre Mariano Silvestroni y Editores del Puerto s.r.l. (no con A. Bovino), y de coordinar la produción y corrección de los libros, y que yo sólo tuve una última intervención que no exigió comunicarme con él sino con una de mis socias, para aprobar los diseños de las tapas.

Ésta fue la única prueba referida a la relación entre el apoderado de la Asociación Médica y yo, esto es, mi declaración testifical en mi calidad de apoderado de los hermanos Laura y Eduardo Glasman, hijos del médico asesinado en Bahía Blanca.

Sin embargo, parece que a pesar de todos mis esfuerzos, igual me descubrieron, ya que recibí esta nota al día siguiente de que se leyera la sentencia:

Dr. Alberto Bovino:

De mi mayor consideración:

En la resolución que rechazó el planteo de recusación efectuado por el suscripto en la causa Glasman, uno de los jueces afirmó “En cuanto al testimonio del Dr. Alberto Bovino, el mismo al comenzar su deposición, manifestó que lo une con el Dr. Silvestroni una relación comercial, ya que tienen una sociedad editora “Editorial del Puerto S.R.L….” y más adelante (luego de efectuar una cita de Maier que poco tenía que ver con la recusación planteada) sostuvo “Como dato anecdotico (sic) señalo que la obra citada precedentemente fue editada por “Editores del Puerto S.R.L.”, empresa que integran los Dres. Mariano H. Silvestroni y Alberto Bovino, como gerente de la editorial”.

Dado que, al menos en este momento, no me es posible asumir que un Juez lleve a cabo afirmaciones de ese tipo sin que éstas sean ciertas, he llegado a la conclusión de que efectivamente soy socio de Editores del Puerto S.R.L. y, en consecuencia, de que Ud. no me ha abonado los dividendos que me corresponden como tal.

Por ello, Dr. Bovino, lo intimo para que en el plazo improrrogable de 24 horas: a) me informe desde cuando soy socio de “Editores del Puerto S.R.L.” y cual es mi cuota accionaria; b) me abone la totalidad de los dividendos correspondientes con más sus intereses.
Todo ello, bajo apercibimiento de iniciar contra Ud. las acciones judiciales que pudieren corresponder.

Si otro particular, lo saluda atentamente, su socio

Mariano Silvestroni


¿Y ahora qué hago? ¿Cómo me descubrió el juez Montironi?

AB

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Alberto querido, me da mucha vergüenza ajena que los jueces de la Provincia ni siquiera presten atención a lo que sucede en las audiencias.

La corrupción no es solo recibir un sobre por debajo de la mesa, si no también no cumplir con el trabajo por el cual nos pagan.

Un abrazo.

Mario Juliano

Anónimo dijo...

Alberto:

Me permitís reírme?...
Solamente me reí ( no pude evitarlo ) y puteé.

Esto es increíble!!

Voy a pensar un rato qué falta qué suceda en esta causa...creo qué ya está , más no podemos pedir!

Abrazo,
Seba

pd: vas a tener que cambiar las medidas para el trago, tiene que ser un tercio de jugo nada más.

fbarbosa dijo...

Alberto esta vez me rie mucho...
Espero que te hayan servido las referencias que te envíe en el correo y la nota sobre el tribunal constitucional alemán,

Un abrazo,

francisco barbosa

Dieguistico! dijo...

Perdiste una recusación pero ganaste un socio, tan mal no está la cuestión... Vamos a ver qué opina tu nuevo socio cuando vea los balances de la editorial.

Ahora, ¿cómo llegó el juez a conocer la composición societaria de la editorial sin siquiera pedir un informe a la IGJ?

Anónimo dijo...

Debe ser que Bovino y Silvestroni tienen cara de socios y editores, y el juez es muy sagaz.

Ramiro

ABovino dijo...

¿Cómo llegó el juez al convencimiento? Es un misterio de la "ciencia" del derecho. Parece que los republicanos miembros del poder judicial bahiense involucrados en este caso no han estado muy republicanos, pues paradójicamente, es pública cualquier actuación de la investigación del trinbunal de juicio y los descargos de denem kacer.

Simon Muntaner dijo...

No me extraña que el mítico Bovino sea objeto de seguimiento judicial para ampliar el capital social de su facundia; es más, yo también depositaré en un juzgado manchego una demanda transnacional en la que se declare mi directa implicación en todos los casos en loos que aprezca citado el irreverente Bovino y su cohorte de amigos. Desde el otro lado del Atlántico, con un gran abrazo

T.M. dijo...

La novela El Abogado del Presidente me gustó mucho. La leí yo, mi viejo, mi hermano y cuatro de mis compañeros de la facultad de derecho.

El pueblo quiere otra.

Anónimo dijo...

Sin comentarios... sólo me remito a los dicho se Calderón de la Mierda... la vida es una barca!

Anónimo dijo...

estan acostumbrados a que los testigos mientan...será que los jueces no se chupan el dedo?

ABovino dijo...

Estimado "anónimo" (como todos los que salen en defensa de la asociación... más poderosa de BB, y que no es la AMBB):

Si lo que "insinuás" es en serio, entonces, largo volvió a cometer el delito de omisión de denuncia, ya que me escuchó declarar y también leyó la sentencia donde el imparcial juez me declaró socio de Silvestroni.

Para que te quedes tranquilo, agregaré al post pruebas acerca de quién tiene razón. Gracias por darme la oportunidad de aclarar este entuerto.

¡Qué manía por el anonimato tienen ustedes los que están con la verdad! ¡Y qué manía de no mostrar las pruebas que seguramente poseen para agraviar a tanta gente!

Saludos para vos y para Voldemort,

AB