6 mar. 2008

BASTA DE CENSURA

¡Meikeljohn PRESIDENTE!

De la lectura del excelente post sobre el pensamiento de Meikeljohn sintetizado por Ramiro en su blog ComentarIUS, nos volvió una idea recurrente a la cabeza que es ésa que, en nuestro contexto, da mayor valor de protección a ciertas expresiones dependiendo de qué tema se trate.

Así, por ejemplo, si alguien dice "No los voy a defraudar", o "Con la democracia se come, se cura y se educa", o "... algunos de ellos héroes de Malvinas", se trata de un discurso sacrosanto. Ahora bien, si yo le digo "tonto" a quien lo es, y aunque lo sea, puedo ser penado con privación de libertad. ¿Por qué la crítica política es intocable y el discurso comercial o pornográfico no lo es?

La Convención Americana es sumamente clara al respecto, pues en su artículo 13 dispone:

1. Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección.

2. El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa censura sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:

a. el respeto a los derechos o a la reputación de los demás, o

b. la protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.

¿Más claro que garantizar la protección de informaciones e ideas de toda índole? Acto seguido el tratado estipula las únicas interferencias posibles con las informaciones e ideas de toda índole. Allí se permite, exclusivamente, establecer responsabilidades posteriores sí y solo sí:

a) tales responsabilidades están expresamente fijadas en la ley;

b) tales responsabilidades sean necesarias para asegurar el respeto a los derechos o la reputación de los demás, o para proteger la seguridad nacional, el orden público, o la salud o la moral públicas.

Pregunta: ¿alguien sacó provecho de estos principios del sistema regional?

Lástima, ¿no?

AB

1 comentario:

Dieguistico! dijo...

Mmmmm... yo leí ese artículo y me surgieron preguntas similares... Será mera casualidad?