te lo advertimos...

..

..

21/9/2014

LA IMPARCIALIDAD DE SAGASTUME






En el derecho fueguino, el Consejo de la Magistratura está integrado por: a) un juez del Superior Tribunal; b) un ministro del poder ejecutivo; c) el Fiscal de Estado; d) dos legisladores; y e) dos abogados de la matrícula. Recibida una denuncia, el trámite mínimo es el siguiente:

Artículo 10.- El presidente del Consejo dispondrá la investigación sumaria de los hechos denunciados. Concluida la investigación, convocará a los miembros del Consejo, con exclusión del que se encuentre ejerciendo el cargo de fiscal acusador, remitiéndoles previamente copia del expediente sobre la investigación. Si el Consejo considerase que la denuncia es infundada o irrazonable será rechazada sin más trámite. En caso contrario correrá traslado de las actuaciones al fiscal acusador que actuará como órgano de acusación.

Desde el principio del trámite de la denuncia, el Dr. Sagastume tomó partido claramente a favor de los jueces denunciados. En una entrevista radial que le hicieran recién presentada la denuncia, cuando aún yo no la había ratificado, dijo:

“Y sería poco serio seguir adelante con una denuncia sin ratificar porque, al haber presunta comisión de delito, hay que considerar también la eventual  responsabilidad del denunciante, en caso de que se cometa una falsa denuncia”, deslizó el también titular del Superior Tribunal de Justicia.

En ese sentido, detalló que si, por ejemplo, una “fácil pericia caligráfica” demostrara que las firmas son verdaderas, y que los hechos no son como se ha relatado, entonces “podría existir temeridad o falsa denuncia” por parte del denunciante…

Un dato relevante es que Sagastume confirmó ayer que la investigación preliminar de la Presidencia puede ser amplia, y por lo tanto incluir desde el pedido de copia certificada de los expedientes judiciales originales (donde estarían estampadas las firmas falsas) hasta disponer de la pericia caligráfica reclamada por el denunciante (transcripción de la nota publicada al día siguiente de la entrevista radial, El Diario del Fin del Mundo, 6/8/2014, http://bit.ly/1uNZA0x).

Finalmente, sobre el tema de la realización del peritaje que nosotros solicitáramos al Consejo de la Magistratura, el Dr. Sagastume, al momento de desestimar la denuncia —y para hacerlo— afirmó:

Si bien solo a través de una pericia caligráfica podrá establecerse con precisión, si como postula el Dr. Bovino algunas de las firmas individualizadas en su presentación, resultan apócrifas, acceder a la petición de que sea este Consejo quien practique dicha medida de prueba potencialmente implicaría poner en riesgo el normal funcionamiento de los tribunales provinciales (Informe del Dr. Sagastume dirigido a los demás consejeros, p. 7, destacado agregado).

Las breves citas de las afirmaciones del Presidente del Consejo ponen en evidencia su falta de imparcialidad. En primer término, me hizo una clara “advertencia” respecto del resultado de un peritaje. Si las firmas no hubieran sido falsas, entonces yo había actuado con conocimiento de ello y con intención de realizar una falsa denuncia.

Sin embargo, donde pone de manifiesto toda su parcialidad es al hablar de las “pericias” caligráficas. En sus declaraciones radiales dijo claramente que era posible realizar una “fácil pericia caligráfica” para demostrar mi posible falsa denuncia o mi temeridad. Luego de eso, como señala el autor de la nota citada, el Dr. Sagastume señaló la amplitud de la investigación que debe realizarse para analizar la denuncia, amplitud que incluye la posibilidad de realizar un peritaje caligráfico.

Algunos días más tarde su opinión era exactamente la contraria: si el Consejo ordenaba realizar ese peritaje ponía “en riesgo el normal funcionamiento de los tribunales provinciales”. Es decir que para acusar al denunciante se trata de una “fácil pericia”, y para verificar la responsabilidad de los jueces denunciados la misma medida de prueba arriesga el normal funcionamiento de los tribunales.

¿Cómo se explica ese cambio de opinión jurídica? No se explica. A menos que tengamos en cuenta que entre ambas opiniones presentamos ante el Consejo de la Magistratura un peritaje sobre primeras fotocopias que corroboraba que las firmas eran falsas. En ese contexto, realizar un peritaje sobre los originales demostraría con total certeza la responsabilidad de los jueces denunciados.


Y eso no era lo que quería Sagastume.





18/9/2014

MI GRAN AMIGO SAGASTUME Y YO SEGUIMOS OCUPANDO LA TAPA DEL DIARIO




Con mi gran amigo Sagastume (Sagasta para los íntimos) seguimos ocupando las tapas de algunos diarios fueguinos. A continuación, el principio de la nota que aparece en la tapa impresa.

¡Grande Sagasta! Nos lo hemos ganado (Bovino)…




Haga click en la imagen


La nota completa aquí

16/9/2014

AVANZA EL ENEMIGO




Las consecuencias de impugnaciones, recursos y solicitudes de nulidad presentadas en ejercicio legítimo del derecho de defensa del Sr. Donamaría, como también el ejercicio a título personal de la facultad de denunciar los comportamientos delictivos de los jueces Magraner y García Arpon, sumados a la recusación del Presidente del Superior Tribunal Sagastume, ya están aquí. Ayer recibimos dos notificaciones.

DENUNCIA Y RATIFICARÁS DOS VECES
Ayer lunes 15 de septiembre hemos recibido la siguiente cédula por vía policial:





Impresionante que me citen a mi “domicilio real” en la ciudad de Ushuaia, cuando en todos mis escritos —ante el Consejo de la Magistratura, el Tribunal de Juicio Sur y el Superior Tribunal— indico el domicilio procesal en Ushuaia anteponiendo la frase “con domicilio real en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.




También llama la atención el lenguaje de la cédula que recibí en mi “domicilio real”. Deberé “concurrir personalmente las veces que sea necesario”. Acabo de ver la disponibilidad y precio de los pasajes a Ushuaia en la página “Despegar.com.ar”. El boleto ida y vuelta más barato Buenos Aires-Ushuaia para esa fecha cuesta $ 5.623.

Por otra parte, el objeto de la citación es el de “ratificar la denuncia en los términos del art. 162 y siguientes del CPPP”. En primer lugar, debo decir que ya he ratificado la denuncia ante el Consejo de la Magistratura que, al ceder su competencia de juzgar a las personas denunciadas ante sí por la comisión de delitos y desestimar el caso, asumo que habrá remitido todos los antecedentes a la justicia penal. Entre tales antecedentes, figura la ratificación de mi denuncia, razón por la cual no comprendo por qué habré sido citado.

En segundo término, se me comunica que mi deber de ratificar tal denuncia surge de los artículos 162 y siguientes del Código Procesal Penal. Estuve repasando el código fueguino y en los artículos citados sólo se regula la situación de quienes han formulado una denuncia penal ante un juez, un fiscal o la policía. Yo no formulé ninguna denuncia ante dichas autoridades, así que no comprendo los fundamentos de mi citación. De todos modos, allí estaré, aunque no sé si en esa fecha podré viajar.






PAGANOS ZAVALÍA RECHAZÓ NUESTRA RECUSACIÓN

Como era absolutamente previsible, el Tribunal de Juicio no hizo lugar a nuestra recusación del vocal Pagano Zavalía. Según ellos, no es posible que debido a que un juez no nos dé la razón creamos que existe “enemistad manifiesta”.

Y otra serie de argumentos que no vale la pena reproducir. Eso sí, en ningún momento respondieron la pregunta que nos convenció de recusarlo: ¿Por qué un juez mentiría para negar el ejercicio de un derecho? ¿Será porque es tu amigo? Jamás lo sabremos…





MANEJO DE LA PUBLICIDAD DE LAS SESIONES DEL CONSEJO
Sagastume y los consejeros se equivocaron feo el jueves 11 de septiembre. No permitieron que la sesión del Consejo se transmitiera durante la deliberación (¿?) que tuvieron para deshechar nuestra impugnación, escuchar el audio de una entrevista en la que realicé duras críticas a Sagastume, escuchar la decisión de Sagastume de que me querellaría por injurias y obedecer a Sagastume y cerrar el caso.
La reacción de los medios fue tan dura que tuvieron que salir a defender su decisión. Está claro que no hubo censura, pues la audiencia, pero lo cierto es que la decisión careció de fundamentos o, al menos, tales fundamentos resultan poco serios y menos creíbles. La aclaración fue subida rápidamente a la página del Superior Tribunal:

En virtud de que una transmisión en vivo pueda tergiversar el habitual desenvolvimiento del órgano, influir o vulnerar la tranquilidad de ánimo del cuerpo, es potestad de los consejeros permitir o no esa emisión. Lo cual no implica clausurar la publicidad de sus actos.


Cuál sería la relación entre la “tranquilidad de ánimo” del “cuerpo” y la transmisión radial es un misterio que quedará pendiente de resolución. Finalmente, se agregó que la medida se tomó

… con el fin de evitar que la publicidad de su quehacer no se transforme en un teatro… 

En realidad, se transformó en un circo, pero quienes lo transformaron no fueron los periodistas...

Y lo que jamás se explicó es por qué razones se realizó la transmisión de la sesión en directo y por televisión cuando Sagastume se defendió a sí mismo por los hechos que le atribuimos cuando solicitamos su apartamiento (recusación). 
Ello indica claramente que todas las audiencias del Consejo de la Magistratura son públicas, pero algunas son más públicas que otras…




12/9/2014

SAGASTUME VIENE POR MÍ









Ayer 11 de septiembre de 2014 se realizó la sesión del Consejo de la Magistratura que finalmente sepultó mi denuncia contra los jueces Magraner y García Arpon, tal como Sagastume quería. Las decisiones del Consejo son francamente preocupantes. Aún no tenemos el acta de la sesión, pero resumiremos las decisiones.

Recordemos que la reunión en la cual se iba a discutir el tema de fondo, con el dictamen de Sagastume que proponía la desestimación de la denuncia, se iba a realizar el 30 de septiembre. El día miércoles 10 de septiembre presentamos la impugnación al dictamen de Sagastume. Entonces Sagastume no tuvo mejor idea que adelantar la sesión y la votación, con lo cual asumo que de ese modo se aseguró que nuestra impugnación no fuera leída.

Yo impugné ese dictamen porque según la ley, el Presidente del Consejo debe hacer una investigación sumaria de los hechos denunciados y después darle copias de ese expediente a los consejeros. Sagastume no solo no investigó sino que además no les dio copias del expediente sino este dictamen, aconsejando desestimar la denuncia (tampoco el peritaje).

Debían resolver el 30, y así quedaron la última sesión, donde se llevaron el dictamen. El miércoles 10 presenté la impugnación, para que tuvieran tiempo de leerla hasta el 30 de septiembre. Entonces Sagastume los citó para ayer 11 de septiembre, y lo que hicieron fue:

1) no autorizar a una radio que estaba en el Consejo a transmitir la sesión —que es pública—;

2) desestimar mi impugnación;

3) incorporar al Informe un audio con una entrevista que me hizo Ramonet por la radio;

4) archivar la denuncia por las firmas falsas;

5) Sagastume informó a los consejeros que me iba a “querellar por injurias”.

Conclusiones

• No investigó a los denunciados

• No dio tiempo a que los consejeros leyeran mi impugnación

• Incorporó al “Informe” el audio de una entrevista criticando a Sagastume

• Informó a los consejeros que me va a querellar; y 

• Archivaron la denuncia











LA REPERCUSIÓN EN LA PRENSA
























































ACTA DE LA SESIÓN


haga click en la foto para ver en tamaño mayor







LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...